No cabe duda de que el principal valor de un centro educativo es el grupo humano y profesional que constituye los diferentes equipos educativos.

El docente realiza, en su sentido etimológico primario, es decir, “hace real”, la virtualidad del Proyecto Educativo de la Institución. Día a día, clase a clase, encarna y le da vida al conjunto de intenciones que se declara en el Proyecto Educativo.

En los hombros del profesorado descansa la responsabilidad de asumir el compromiso que la Institución contrae con la familia que trae a su hijo de casi 3 años al Colegio para que le ayudemos en la ardua tarea de educarlo, formarlo como individuo y prepararlo con criterios para afrontar de forma personal e independiente su integración en la sociedad y en otros ámbitos formativos superiores.

Su entrega, su motivación, su experiencia, su calidad humana, su implicación con los alumnos y sus familias, su preparación y su permanente esfuerzo por estar al día son, sin la menor duda, el motor de funcionamiento y fidelización más potente.

La estabilidad de los equipos educativos asegura, además, la continuidad del Proyecto y es uno de los factores más valorados por las familias. Pues bien, en nuestro colegio el porcentaje de personal fijo alcanza el 90 %.

 
 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies