El término convivencia significa vivir en compañía de otros. Es decir, renunciar a la soledad y compartir la existencia con personas distintas a uno mismo. En Alminar entendemos la convivencia como la actitud de relacionarse con otros de modo respetuoso, evitando los conflictos. La convivencia establece relaciones presididas por el respeto y persigue como metas: el trato afable, la ausencia de problemas y la desaparición de dificultades, propiciando la concordia y el acuerdo.

Por ello, y con la intención de que exista el clima idóneo para poder desarrollar el proyecto educativo que perseguimos, surgen estas normas de convivencia que favorecerán ese ambiente adecuado para la organización y funcionamiento del Colegio.

  • Los alumnos deberán asistir con puntualidad a las actividades escolares (inicio de la jornada escolar, cambios de aulas, actividades complementarias) y aquellas otras afines (autobús, comedor, actividades extraescolares). La ausencia será siempre por causas mayores debidamente justificadas por escrito y de forma inmediata, al tutor o Jefe de Estudios, por parte de la familia del alumno.
  • Los alumnos acudirán al Colegio debidamente aseados y con el uniforme completo bien colocado.
  • Durante las clases los alumnos deben permanecer en silencio y atentos con buena disposición al trabajo y estudio: no perturbarán la buena marcha de la clase, se sentarán correctamente…
  • Los alumnos permanecerán dentro de sus aulas en los momentos en los que se realicen cambios de asignatura y no sea necesario el traslado de aula. Nunca estarán en los pasillos. Cuando el cambio de asignatura implique un cambio de aula, este se realizará con rapidez, respetando el tiempo asignado para el mismo.
  • Los servicios serán utilizados solo en los momentos de recreo. Durante las clases, los alumnos no podrán salir al servicio, excepto en caso de verdadera necesidad, y siempre con el correspondiente permiso del profesor afectado.
  • Los alumnos no podrán acceder al interior del edificio durante los recreos de mañana y tarde. En esos momentos permanecerán en las zonas de recreo.
  • No está permitido en el interior del Colegio la utilización de dispositivos electrónicos, salvo los utilizados como herramientas de trabajo en el entorno del Proyecto Digital. Los teléfonos móviles y afines solo se podrán usar en contextos educativos bajo control del profesorado y para los fines concretos, de carácter formativo, que se hayan establecido. El colegio no se responsabilizará de la pérdida de estos objetos (ver más abajo una ampliación de esta norma).
  • Los alumnos no pueden ausentarse del Centro durante la jornada escolar sin autorización del Tutor o del Jefe de Estudios. Asimismo, no se permite salir del Colegio durante los recreos ni durante la hora de comida, salvo a los alumnos que comen en casa.

En El Comedor

  • Estarán puntualmente al inicio de la comida, según el horario facilitado. Esperarán, ordenadamente, en la puerta de entrada al comedor, a que el profesor responsable compruebe su asistencia.
  • Durante la comida se guardará una buena compostura y queda prohibido vociferar, levantarse, carcajearse, etc.
  • Si algún alumno necesita levantarse durante la comida, lo hará previo permiso del profesor responsable.
  • No se retirará de la mesa hasta finalizar de comer (Dos platos y postre)

En El Transporte

  • Serán puntuales en el momento de subir en el autobús; debiendo estar en la parada 5 minutos antes de la hora indicada.
  • Permanecerán correctamente sentados, durante el recorrido del autobús, en los asientos que se les asignen.
  • No desplazarán hacia atrás el asiento, evitando molestar a otro compañero de ruta.
  • No deben comer durante el trayecto.
  • No podrán cambiar de ruta.

 

SOBRE EL USO DE LOS TELÉFONOS MÓVILES

En primer lugar, la norma se refiere solo a la utilización. No somos partidarios de prohibir que los alumnos y alumnas traigan sus teléfonos móviles al centro porque entendemos que pueden ser de utilidad en algunas circunstancias, especialmente en un colegio como el nuestro en el que una parte importante del alumnado utiliza servicio de autobús.

Por otra parte, hasta ahora hemos aplicado esta norma en el contexto de la clase,  porque, además de innecesario, el móvil puede constituir un elemento de distracción personal y ajeno.

Fuera de la clase, se ha usado para llamar a casa “porque me encuentro mal” para que  vengan “a recogerme”. O para que papá o mamá llamen al chico/a con el fin de recogerlo por las razones que sean. Frecuentemente, este comportamiento se ha producido sin avisar en Secretaría, al tutor/a o al Jefe de Estudios.

En estos casos, el Colegio tiene definido un protocolo que busca la seguridad y la protección de los menores de los que es responsable durante el periodo en que permanecen bajo su custodia. Por ello, para ese tipo de comunicaciones deben usarse exclusivamente el teléfono del Colegio, la agenda o el e-mail del centro. Ningún alumno/a debe abandonar el centro en el periodo en que su guarda y custodia es responsabilidad del colegio, sin que esté previamente informado el tutor/a, el Jefe de Estudios o, en última instancia, el Director. Y creo que ustedes deben estar de acuerdo con esta norma de seguridad y apoyarla plenamente, no sollo de palabra, sino también en las actuaciones concretas.

Pero el móvil es mucho más que un teléfono. Incluye cámara fotográfica digital y permite al usuario conectarse a internet, entre otras utilidades. Su uso en estos casos puede atentar contra el derecho a la propia imagen y a la intimidad personal reconocido por la Constitución española.

Por todo ello, el Equipo directivo del Colegio ha decidido aplicar en sentido estricto la prohibición del uso del teléfono móvil en el interior del Colegio, dentro y fuera de clase.

En caso de incumplir esta norma, se retirará al alumno o alumna el móvil y se aplicarán las medidas correctoras que correspondan. Además, el aparato se guardará identificado en el despacho de Dirección y solo podrá ser recuperado por el padre o la madre.

Aparte, si se ha producido un uso indebido, esta institución o las personas afectadas podrán utilizar los cauces que establece la ley si se considera dañado el derecho a la propia imagen y a la intimidad personal.

 
 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies